Ya sea por su cercanía a la capital mexicana, su situación geográfica y atractivos turísticos que van de bondades naturales hasta su variada gastronomía, Puebla siempre se ha encontrado dentro de los estados más visitados por mexicanos y extranjeros.

Entre los grandes motivos para visitarla, se encuentran los nueve Pueblos Mágicos ubicados dentro de su geografía, todos ellos de fácil acceso y, cada uno con una oferta de actividades que, sin duda, te permitirán planear todo un fin de semana sin temor a aburrirte.
Uno de ellos es Tehuacán, si visitas este Pueblo Mágico en familia es recomendable que conozcas el Museo de la Evolución, recinto donde pueden aprender de manera didáctica, los distintos episodios de la relación entre el hombre y la naturaleza a través del tiempo hasta llegar al día de hoy.
Ya que baje el sol, la sugerencia es visitar la zona arqueológica, cuya vista privilegiada del valle es muy instagrameable, además de que resulta interesante conocer los vestigios de lo que, en tiempos prehispánicos, fuera la ciudad más importante del oriente del actual estado de Puebla: Ndachjian, o Tehuacán, y que data del año 1000 d.C. al 1456 d.C., aproximadamente.

Tehuacán es prácticamente un bastión de los manantiales, pues existen varios de ellos ahí. No podía faltar entonces, un museo dedicado a ellos. Así que reserva el domingo para una visita al Museo Hidromineral de Peñafiel©, cuyo recorrido incluye la visita a varias salas, en las que se observa la maquinaria utilizada, así como los procesos manuales e industriales en la elaboración de las bebidas embotelladas.
Evidentemente, en todo tu fin de semana a este Pueblo Mágico, no puede faltar la compañía de una o varias botellas de agua mineral Peñafiel©, que te mantendrá no solo hidratado en cada momento, sino que te acercará más a la esencia de esta población histórica.

Porque en todo México, el agua mineral se pide Peñafiel®.