Los manantiales de aguas minerales hicieron tan popular a la ciudad de Tehuacán, y al agua mineral de Peñafiel, que los visitantes a la comunidad aumentaron junto con su fama.